Sacos y Colchonetas portabebés 

En Stock

49,40 €

49,40 €
En Stock

50,82 €

50,82 €
En Stock

58,50 €

58,50 €
En Stock

59,85 €

59,85 €
En Stock

59,90 €

59,90 €
En Stock

59,90 €

59,90 €
Disponible con diferentes opciones

59,90 €

59,90 €
En Stock

65,90 €

65,90 €
En Stock

65,90 €

65,90 €
En Stock

65,90 €

65,90 €
Agotado

67,90 €

67,90 €
En Stock

89,90 €

89,90 €
En Stock

99,90 €

99,90 €
En Stock

99,90 €

99,90 €
Disponible con diferentes opciones

100,90 €

100,90 €
En Stock

127,50 €

127,50 €

Son tantas las cosas que se necesitan cuando un bebé está en camino que el espacio parece reducirse con la cuna, el cambiador, el parque, el portabebés y cómo no, todos los botes de productos que se almacenan como si de una farmacia se tratase. Sabemos que a veces se compran las cosas sin saber muy bien en qué momento se usan y por qué son necesarias, por ello, te explicamos hoy por qué elegir un buen saco para el portabebés.

La importancia de los sacos

En primer lugar, debes saber que existen sacos tanto para las sillitas de paseo como sacos portabebés, de los que te hablamos hoy. El portabebés es realmente práctico y cuando el bebé es muy pequeño, se emplean tanto para transportar al pequeño como para mantenerlo recostado en casa. Es una forma de cambiar su postura y no tenerlo siempre boca arriba o boca abajo. A hora bien, cuando se utiliza para transportarlo, debes tener en cuenta el clima y adaptarlo para que no pase frío.

Es precisamente con el frío cuando los sacos del portabebés resultan eficaces. Aunque durante muchos años se han empleado mantitas, éstas siempre se resbalan, acaban por el suelo o se descolocan con los movimientos del bebé. Las fundas, sin embargo, se mantienen fijas al portabebés asegurando así un abrigo en condiciones para los más pequeños.

Aspectos clave del saco para portabebés

Ahora que sabes para qué sirven los sacos, es probable que estés pensando en adquirir uno y a la hora de comprarlo no sepas por dónde empezar. Aquí tienes los cuatro factores que te permitirán escoger un saco entre todos los que veas.

Adaptabilidad

Tal y como hemos comentado anteriormente, existen sacos para la sillita de paseo y para el portabebés, aunque es cierto que muchos fabricantes optan por crear sacos universales que además de cubrir estos dos, permiten ser utilizados en productos de diferentes marcas. Esto facilita mucho su uso, pues no tendrás que comprar el saco específico de la marca de tu portabebés, sino que podrás comprar el que más te guste.

Medidas

A pesar de ser universales, si el saco portabebé tiene unas dimensiones algo diferentes a las medidas estándar, la funda puede no encajar por completo. Una sencilla forma de evitar este tipo de errores es anotar las medidas del portabebés o incluso buscarlas por internet, gracias a las fichas de cada producto hoy en día es muy fácil conocer el tamaño de un producto antes de comprarlo.

Material

Al igual que pasa al tener que elegir el colchón para la cuna , el material empleado es muy importante, especialmente cuando se trata de productos para bebés. Recuerda que deben cumplir las normas de fabricación europeas y los materiales deben estar libres de colorantes azoicos y otras sustancias nocivas. Además, podrás encontrar materiales de diferentes texturas, por lo que puedes también escoger la que te parezca más agradable y transpirable.

Diseño

Por último y no menos importante, el diseño. Aunque todos los demás puntos son importantes, de nada sirven si compramos algo que no nos gusta ni a nosotros siquiera. Recuerda que es un saco en el que el bebé debe sentirse cómodo. En algunos casos el diseño se escoge pensando en su lavado, pues un saco en tonos claros es mucho más delicado que uno estampado en vivos colores. 

También puedes estar interesado en los orinales infantiles para cuando tu pequeño sea más mayor.